Al internarnos en un portal de magia y misterio se despiertan inquietudes dentro de nuestro ser, el alma es la única que puede reconocer de forma implícita lo que nos ocurre abriendo puertas de dimensiones inimaginables. Por tanto debemos saber que dentro de nosotros mismos existe cierta dualidad con la que debemos luchar cada día de nuestro andar generando alrededor de nuestro espíritu una fuerza que nos permita crearnos y recrearnos.

domingo, 16 de junio de 2013

INFINITO... "Lemniscata"

INFINITO
…eternidad y los poderes  espirituales…

Es el “lazo del amor”. Desde el punto de vista  esotérico, la tierra tiene nueve estratos y en el noveno se halla el símbolo  del infinito. Es necesario saber que el símbolo sagrado del infinito se  encuentra en el corazón de la tierra, en su núcleo viviente y tiene forma de un  ocho colocado en forma horizontal. En el santo ocho, en el símbolo del  infinito, se halla colocado simbólicamente el cerebro, corazón y sexo del genio  de la tierra.

En las líneas derivadas de Bloodrose de la tradición F(a)eri(e) en la que fui originalmente entrenado, se emplea un icono teológico mayor que intenta capturar la esencia infinita de nuestra cosmogonía  Cuando se considera la naturaleza eterna de la Divinidad, la lemniscata (comúnmente conocida como el símbolo del infinito), representa el constante y cambiante flujo de energía según emana desde el punto central, lo que conocemos como la Diosa Estrella, el punto primordial de toda la creación.

Fluyendo hacia la parte inferior izquierda y moviéndose hacia arriba, podemos ver a este poder tomar las formas tradicionales femeninas de la doncella, la madre, y la anciana antes de fluir hacia atrás y volver al centro. Continuando hacia la derecha, este poder encarnar el joven, padre y sabio masculinos, sólo para continuar su viaje ad infinitum.

Estas estaciones de nuestro símbolo se representan primero como glifos lunares para representar a la diosa; un cuarto creciente, el disco de la luna llena, y un cuarto menguante. Se emplea luego imaginaría solar para representar al Dios en forma de sol naciente, sol en el cenit, y sol poniente. Así el ciclo mensual y, diario se representa con la lemniscata.

Esta cosmogonía puede ser visualizada simbólicamente por medio de la vésica pisces, que consiste en dos círculos que se entrelazan de tal manera que se solapan. La forma almendrada central que se forma como resultado de este solapamiento ha sido descrito a veces como el yoni o útero de la Gran Diosa.
“Sagrada Madre,
en Ti vivimos, nos movemos y somos;
de Ti emergen todas las cosas…

y a Ti vuelven todas las cosas”

No hay comentarios:

Publicar un comentario